Artistas, intelectuales y deportistas


La Unión Sefaradí Mundial (USM), dirigida por el profesor Shimon Sheetreet, presidente de la Unión, da la bienvenida a los ganadores de «La Condecoración a los Nuevos Pioneros», condecoración otorgada por la USM a los representantes de esa generación de fundadores y pioneros, por su decisiva contribución al establecimiento de ciudades y vecindarios en desarrollo, además de la creación de nuevas poblaciones (moshavim).

 

Danny Ben Abu

 

Snow

Ex presidente de la Asociación de Discapacitados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Hijo de Hannah e Yitzhak Ben Abu, quienes emigraron a Israel en 1962, en las vísperas de la festividad de la Pascua Judía, ya que el padre quería que toda la familia pudiera celebrar en Israel esta importante festividad judía, poniendo fin a su exilio, tal y como se había hecho en el éxodo del pueblo de Israel desde Egipto, en la época del profeta Moisés. Su familia es originaria de Marruecos. Su abuelo, Meir Ben Abu, era el rabino de la comunidad de Varazat. Danny fue con anterioridad presidente del Comité Paralímpico y en su condición de atleta ganó medallas de oro, en las competiciones de vela, en los Juegos Paralímpicos.

 

Yehuda Poliker

Snow

 

Yehuda Poliker celebra este año su 70 cumpleaños. Nació en diciembre de 1950, en Kiryat Haim, en una familia originaria de Salónica, con ambos padres supervivientes del Holocausto. El padre, barbero militar en la base naval de Haifa, la madre, trabajadora de la limpieza en un laboratorio de una mutua sanitaria (HMO) en Kiryat Haim Oeste.
Poliker es uno de los cantantes y compositores más populares e importantes de Israel. Él ha creado una gran variedad de estilos y temas relacionados con la sociedad israelí, habiendo interpretado, escrito y compuesto numerosas canciones muy exitosas para él y otros artistas.
En 2012 Poliker ganó el premio Pulitzer Lifetime Achievement Award de ACAE (Asociación de compositores, autores y editores). El jurado justificó la elección de Poliker con estas palabras: «La búsqueda meticulosa de la perfección y la lucha obstinada para que la alta calidad sea accesible a todos los oyentes».
En 2018 Yehuda Poliker fue elegido para encender una antorcha en la víspera del LXXI (71) aniversario de la Independencia de Israel. Y por su conmovedor discurso en el encendido de la antorcha, en el que volvió a enfatizar tres de los principales motivos de su carácter y su obra: pertenecer a la segunda generación posterior al Holocausto, por la combinación que creó integrando la cultura mediterránea y la occidental y también por ser miembro de la comunidad LGBTI.
«Yo, Yehuda Poliker, hijo de los difuntos Sarah y Jacob (Jaco), desde lo alto de este faro que ilumina y da honor a mi generación, la generación de los niños de la Postguerra mundial, quienes absorbieron en su corazón de niños todo el amor, toda la preocupación, todo el miedo y todo el dolor de nuestros padres. En honor de todas estas personas maravillosas, que traen sonidos y recuerdos de otros lugares distantes y crean una nueva música aquí, la música israelí. Con el honor de aceptar al otro, al diferente. Con el honor del derecho que tenemos todos nosotros para ser quienes somos y para la gloria del Estado de Israel».
Casi más que cualquier otro artista, Yehuda Poliker cambió el rostro de la música en Israel, a la que contribuyó con cambios reales, dejando una marca duradera que llega hasta el presente. Comenzó con «Gasoline» (1982) – cuando él y sus compañeros de la banda musical llevaron el grito de los suburbios a la gran ciudad, continuó con «Mis ojos» (1985) – cuando fue el primero en conectar las raíces con el rock and roll, conectando Oriente y Occidente, de la música griega hasta entonces considerada » Inferior» y que repentinamente irrumpió en el Salón de la Cultura. Y culminando con «Suciedad y cenizas «(1988) – en lo que era la primera vez que alguien contaba la historia de la Segunda Generación del Holocausto, la primera vez en la que este concepto fue siquiera mencionado en la conciencia israelí.

 

Yossi Alfi

Snow

 

Hombre de teatro, poeta y presentador de las llamadas «Noches narrativas», emigró desde Irak en 1949, hijo de Masuda y Menachem Gerati. Cuando llegó a Israel pasó por dos campos de tránsito y acogida, los campos de Pardes Hanna y Kfar Saba. Actor productor y narrador. Fundador artístico de los Festivales de Narración, formando parte de los pioneros del Teatro Comunitario. Fundador del Teatro Givatayim. Inicio el programa para la preservación y difusión del patrimonio de las Maabarot o Campos de Tránsito y Acogida, en los que miles de judíos se establecieron a su llegada a Israel, a través del Museo de las Maabarot o Campos de Tránsito y Acogida.